El Violín

Diseño: Jorge Garnica
Don Plutarco, un anciano violinista manco, su hijo Genaro y su nieto Lucio viven una doble vida: son músicos y campesinos al tiempo que pertenecen a la guerrilla que planea levantarse en armas contra el gobierno.

Una tarde, al regresar a casa descubren que la gente de su pueblo huye despavorida. El ejército atacó su comunidad sorpresivamente buscando a los “alzados”. Don Plutarco escapa al monte con las mujeres y niños, mientras Genaro y los rebeldes instalan un escondite en la sierra y se reagrupan para el contraataque.

Al otro día, Genaro logra contactar a don Plutarco. Juntos lamentan que los militares hayan sitiado el pueblo, porque dentro han quedado escondidas gran parte de las municiones que necesitan para la guerra. Un comando rebelde intentará recuperarlas pero saben que es una misión casi imposible.

Don Plutarco, logra filtrarse al campamento militar para sacar poco a poco pequeñas cantidades de municiones, y casualmente consigue la amistad del Capitán, quien ama la música. Sin embargo ellos en el fondo son enemigos y no tardarán en enfrentarse...

Para el director Francisco Vargas, es una obra que alude la injusticia, la violación de los derechos humanos, el olvido a los pueblos, la pobreza y el ambiente en que se cocinan levantamientos armados.

Filmada en blanco y negro, "con un presupuesto muy reducido", esta película fue seleccionada para ser proyectada, el pasado 24 de mayo, dentro de la sección Una cierta mirada, del Festival de Cannes 2006, en Francia.
Esta es una propuesta que diseñé el año pasado, para un magnífico largometraje del director mexicano Francisco Vargas, el cual fue seleccionado para proyectarse en el Festival de Cannes 2006. Por razones comerciales y de distribución, esta propuesta –junto con otras de Alejandro– fue rechazada, y se usó esta versión.

Como pueden ver, en este cartel estoy profundamente influenciado por el trabajo de Reza Abedini, quien ha depurado la técnica de los altos contrastes en serigrafía, la cual ha sido usada desde los tiempos del Pop Art. Sin embargo como verán también en el próximo post, esa técnica me está negada y no publicaré nada con ella.

2 comentarios:

Ivan mejia dijo...

Yo creo que el cartel tiene su encanto pero le falta fuerza cuando se le compara con la fotografía (que no contra el cartel que quedo que es demasiado obvio) estaría interesante que un día escribieras algo sobre fotografía en el cartel, usos, disgustos y demás.

Ademyr dijo...

A mi me gustaba mas este cartel, el otro me parece mas bien una toma de la pelicula usada para el cartel, si bien tiene fuerza la imagen, para mi le quita cualquier trabajo de diseño, es como el copy paste de un frame de la pelicula... se me hizo malon la verdad y el de la sandia del festival de chicago tambien me gustaba mucho... que lastima que no quedo... creo que son genios incomprendidos ajjajajajaja.. !!

saludos.